Con la llegada del otoño también llega a Barcelona el lied. Ya es el quinto año que el Lied Festival Victoria -organizado por la Fundación Victoria de los Ángeles– llena este importante vacío de la temporada de música clásica en la ciudad condal (una temporada, por cierto, en la que abundan conciertos pero escasea el criterio de los programadores). Como ya comentamos en el pasado, el LIFE Victoria no solo se ha convertido en la principal temporada de lied de la ciudad, también se ha consolidado como un referente para la promoción del talento y la renovación de los formatos de concierto.

La soprano Elena Copons y el pianista Sholto Kynoch han sido los encargados de abrir el pasado día 20 de septiembre esta edición con un programa titulado la esencia del lied, que incluía canciones de Brahms, Schumann, Strauss y Grieg. La inclusión de Grieg en un programa centrado en la tradición germánica no desentonó, ya que se escogieron canciones sobre textos alemanes que apenas dejaban intuir la sonoridad que caracteriza al compositor nórdico cuando ponía en música poemas en su lengua. Pero lo que verdaderamente representaba la esencia del lied no era la hegemonía germánica de textos y estilo, sino la impecable interpretación ofrecida por el duo Copons/Kynoch. La soprano catalana lució una bella voz, con un fraseo lleno de detalles que realzaba la expresividad de las partituras, mientras que el pianista inglés -con una larga vinculación al lied– mostró virtudes equivalentes detrás del teclado. Schubert y Toldrà cerraron en la tanda de propinas el brillante y exitoso concierto.

No menos brillante fue la actuación de las participantes en el programa LIFE New Artists que actuaron de teloneras: la soprano Irene Mas Salom (de quien ya hablamos brevemente el pasado mayo), la mezzosoprano Helena Ressurreiçao y la pianista Neus García Puigdollers. Siguiendo con la temática del programa, nos ofrecieron seis duos de Mendelssohn y tres de Brahms, en los cuales demostraron dominio técnico de sus respectivos instrumentos así como una expresividad espontánea y fluida.

 

Participantes del primer concierto del LIFE Victoria 2017 en la sala Domènech i Montaner del recinto Modernista Sant Pau. De izquierda a derecha: Irene Mas Salom (soprano), Elena Copons (soprano), Helena Ressurreiçao (mezzosoprano) y Neus García Puigdollers (pianista). Al piano Sholto Kynoch.

 

Esta quinta edición mantiene la estructura en tres ejes que lo han venido caracterizando en las anteriores. El primero es la excelencia interpretativa, y consiste en un ciclo de recitales con renombrados artistas. El segundo eje es la promoción del nuevo talento, y engloba la participación de jóvenes cantantes y pianistas como teloneros en cinco de los once recitales programados (LIFE New Artists), más un ciclo paralelo de tres conciertos breves (los Tasts de Lied) con jóvenes promesas en solitario. Estos últimos tienen lugar por la tarde y terminan con una ligera degustacíon gastronómica. Por último, el tercer eje son las actividades formativas, que incluyen clases magistrales y coloquios. En esta última categoría podríamos añadir también conferencias previas a tres de los recitales principales, ya que no debemos olvidar que la formación para el público es una parte importante de una buena programación.

El LIFE Victoria acaba de empezar y hasta el 30 de noviembre, cuando el festival finalice con el recital de Iréne Theorin, tendréis numerosas oportunidades para disfrutar con sus propuestas. Por ejemplo, con el primer Tast de Lied el próximo miércoles 27 a las 19h, en el que Elena Plaza y Adrià Bravo nos deleitaran durante 45 minutos con canción alemana y francesa.

 

Científico y músico aficionado. Me encanta descubrir nuevas cosas, aprender sobre ellas y compartirlo.
Comparte, Socializa, Resuena